MOD es la abreviatura de la palabra “modificado”, un término que acuñaron los primeros vapeadores que fabricaban artesanalmente sus propios dispositivos.

Hoy en día los MODS se comercializan igual que cualquier otro cigarrillo electrónico, únicamente se distinguen por ser habitualmente más grandes, ás potentes y con la posibilidad de ajustar el voltaje.

En casi todos los MODS (excepto los automáticos) encontramos voltaje variable, muy útil para seleccionar la potencia de salida en vatios, pudiendo ajustarla a la resistencia. También disponen de una pequeña pantalla desde la cual podemos ver y variar el voltaje, la resistencia o el número de caladas.